5 consejos para cuidar de tu salud durante el embarazo

¿Estás embarazada o lista para estarlo? Embarcarte en esta aventura requiere un estado de salud al 100 % para el desarrollo óptimo del bebé. ¿Has acudido a tus consultas periódicas? ¿Conoces los seguros de salud? Te damos apoyo en esto.

La importancia de mantenerte saludable

El embarazo es una experiencia mágica, un milagro que los futuros padres deben disfrutar al máximo, pero también implica responsabilidad. Recibir los cuidados adecuados durante este ayudará a que el bebé crezca y se desarrolle normalmente y a prevenir algún problema relacionado con la gestación.

A continuación, se presentan cinco consejos que te pueden servir para que ambos se mantengan sanos y tu niño tenga el mejor comienzo al nacer.

Cinco consejos para cuidarte durante el embarazo

Aunque siempre es importante mantenerte saludable, este período es fundamental porque la salud de tu bebé depende de ti. Los exámenes prenatales son básicos igual que las siguientes recomendaciones.

1. Mantén una dieta equilibrada

Tu alimentación debe cubrir tus necesidades y las de un bebé en crecimiento, lo que no significa comer por «dos», sino nutrirse por dos con alimentos saludables. Además, una dieta balanceada durante el embarazo previene la aparición de problemas cardiovasculares, gingivitis y caries.

Una alimentación equilibrada contiene:

  • Carne magra, salmón o pescados pequeños.
  • Fruta, legumbres y vegetales (consume muchas hojas verdes).
  • Pan o cereales integrales (de absorción lenta).
  • Grasas saludables como aceite de oliva, frutos secos, pescado azul.
  • Productos lácteos bajos en grasas, tales como leche, queso pasteurizado, leche de soja y yogur.
  • Refuerza la hidratación.
  • Evita la cafeína y el cigarro, pueden generar parto prematuro o bajo peso natal.

Además, es probable que necesites nutrientes esenciales como calcio, hierro y ácido fólico. y que el médico te recete suplementos alimenticios para obtenerlos, pero recuerda que solo son refuerzos, una dieta equilibrada es indispensable.

2. Ejercítate

La recomendación es 150 minutos a la semana, casi 25 minutos diarios, con actividad aeróbica de intensidad media. Si eres muy activa o ya practicabas algún deporte, es probable que puedas continuar con tus entrenamientos siempre y cuando lo autorice tu médico.

El ejercicio te ayudará a evitar el sobrepeso, la diabetes gestacional, la hipertensión, las piernas hinchadas y el estreñimiento. También, reducirá tus dolores de espalda y te recuperarás mucho más rápido del parto.

Caminar, nadar, hacer yoga o Pilates son ejercicios muy recomendables, son actividades de bajo impacto, te dan fuerza y relajan.

Haz descansos con frecuencia y bebe abundante agua. Si empezaras a sentir alguna molestia o te falta el aliento, disminuye el ritmo o deja la actividad. Siempre consulta con el médico y atiende sus indicaciones.

3. Cuida la espalda con posturas adecuadas

Con esto nos referimos a la columna vertebral. Los cambios hormonales, tu cada vez más grande de «panza» y el relajamiento de los ligamentos que sostienen la articulación sacroilíaca, generan molestias y dolores en la columna y espalda.

Para contrarrestar el efecto anterior, la recomendación es mantener posturas saludables:

  • Mientras estés sentada, mantén la espalda recta, apoyada al respaldo y las piernas en el piso, sin cruzar. Si los períodos son prolongados, levántate con frecuencia y estírate suavemente o da un paseo.
  • Al agacharte, ¡dobla las rodillas! Y coloca una pierna frente a la otra para mantener el equilibrio.
  • Si te encuentras de pie, reparte el peso entre las dos piernas. Evita recargarte en una para no tener dolor de pies después.
  • Al acostarte, relájate boca arriba con las piernas dobladas lo más cerca de ti que puedas. Al dormir, se aconseja colocarse hacia el lado izquierdo.

4. Evita el alcohol

A pesar de que la creencia popular menciona que una copa de vino en la cena o una cerveza con los amigos no hace daño a nadie, no se tiene documentada la cantidad «segura» de alcohol durante el embarazo.

Este es un factor que más anomalías congénitas mentales y físicas causa en el desarrollo fetal.

El alcohol llega rápidamente al bebé que tiene un sistema menos efectivo que la madre para eliminarlo y, por tanto, concentra su cantidad por lapsos más largos. Esto favorece la posibilidad de desarrollar secuelas en el sistema nervioso.

Si tomaste alcohol con los amigos antes de saber de tu embarazo (situación muy común), no te preocupes demasiado, pero de ahora en adelante evítalo totalmente.

5. Utiliza uno de los seguros en México

Cuidarte durante el embarazo también implica tu tranquilidad y seguridad. La mayoría de los seguros en México vienen con una cobertura para ayuda de parto o cesárea. Si cuentas con algún seguro, es momento de revisar el alcance y disfrutar de sus beneficios.

Asimismo, será muy útil en caso de alguna emergencia o situación inesperada.

En caso de no tener este tipo de protección, consulta con un asesor experto que te informe el mejor plan con base a tu situación y necesidades.

Tener un hijo es uno de los acontecimientos más importantes de la vida. Protegerte para protegerlo será la constante en tu vida y los seguros de salud te ayudan a lograrlo. ¡Conócelos!

 

imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *