Cómo cambiar una llanta de tu auto

Cambia una llanta picada o llama a tu copiloto: los seguros de auto

Los seguros de auto realmente te protegen y pueden ayudarte. Incluso, estos se hacen muy necesarios cuando vamos en la carretera y por alguna lamentable razón se nos daña una llanta. Sabemos que, para esos casos, querrás resolver las cosas por tu cuenta. Por eso, te damos una mano indicándote cómo debes cambiar una rueda fácilmente.   

Cambiar una rueda te vuelve el héroe del día

Cambiar una rueda no es difícil si conoces el procedimiento y cuentas con el equipo apropiado, aquí están los pasos.

1. Busca un lugar seguro para orillarte

Un lugar luminoso y transitado es recomendable, pero alejado de la circulación. Si es posible, que sea un sitio llano y que nunca sea una curva.

Coloca el carro en parking o en neutral, activa el freno de mano, enciende las luces de emergencia y apaga la marcha. Todas las maniobras deben hacerse siempre con el motor apagado.

Lo mejor es llevar puesto el chaleco reflejante al salir del carro, pero la mayoría de la gente lo guarda en la cajuela. ¡Póntelo lo más pronto posible!

Utiliza los retrovisores para salir y verifica que no haya peligro. Los demás pasajeros también deben bajar con cuidado.

2. Señala la emergencia

La señalización de emergencia es necesaria para que los demás conductores pueden verte a una distancia segura. Coloca los triángulos reflectantes aproximadamente a 50 metros del coche, uno enfrente y otro detrás. Este último es el más importante para que los autos sepan que estás detenido.

Ahora detecta el neumático dañado y saca las herramientas para cambiarlo: llanta de refacción, gato hidráulico y llave de tuercas.

3. Afloja los cuatro birlos

Hazlo antes de subir el coche al gato hidráulico, es más fácil. Inicia con el birlo de seguridad (si tienes uno) girando el maneral (llave de cruz) en sentido inverso a las manecillas del reloj ¡sin sacarlos!

4. Coloca el gato hidráulico debajo del carro

Asegúrate de que sea en un lugar firme e insértalo en la ranura que tiene el coche. Las ranuras están regularmente muy cerca de las llantas en la zona interna. Si tienes duda de su ubicación, puedes consultar el manual del propietario.

5. Levanta el coche

Sube el carro con precaución girando la manivela del gato hasta una altura que te permita sacar la llanta. 10 o 15 centímetros del suelo serán suficientes para que no tengas algún problema. Nunca te coloques debajo del auto.

6. Retira los birlos y la llanta

Vuelve a girar los birlos para sacarlos totalmente y retira la llanta jalando hacia afuera. Ten cuidado porque los neumáticos suelen ser más pesados de lo que crees.

Como medida de precaución, coloca la llanta bajo el auto y mantén los birlos en un lugar seguro.

7. Coloca la llanta de emergencia o refacción

Carga la llanta de refacción y haz que coincidan los orificios del rin con los tornillos de los birlos. Ya que embonen correctamente, apriétalos con las manos.

Baja tu auto girando suave y lentamente la manivela del gato en sentido contrario. Una vez que el carro esté en el piso, retíralo al igual que la llanta dañada.

Acaba de ajustar los birlos con la llave de cruz hasta que estén bien apretados. Deja el de seguridad para el final.

8. Guarda la herramienta y a seguir con precaución

Guarda el neumático que cambiaste y tus herramientas en la cajuela. Puedes continuar tu viaje a velocidad moderada, pues algunas llantas son diferentes que las normales (menor tamaño o más delgadas).

Hay algunas llantas de emergencia que indican la velocidad recomendable de uso, generalmente, es menor a 80 Km/h.

Repara el pinchazo lo más pronto posible (antes de 100 kilómetros) y asegúrate de tener siempre una refacción en la cajuela.

Consejos adicionales

Es recomendable que además de contar con las herramientas básicas mencionadas, consideres lo siguiente:

  • Si tu carro se encuentra en una rampa y no es posible llevarlo a un área plana, coloca, además del freno de mano, una calza.
  • Accesorios opcionales. Un par de guantes para agarre más fácil, un plástico o cartón para colocarlo en el piso y una lámpara, en caso de ser de noche o haber poca luz.
  • Kit de reparación. En ocasiones no se lleva una llanta de refacción sino un kit de reparación de pinchazos (botella reparadora y compresos de presión). En este caso, lo mejor es seguir las instrucciones del manual.

Agentes de seguros en México, tu copiloto

Si no consigues hacer el cambio, o no quieres o no cuentas con las herramientas necesarias, puedes llamar a tu seguro. Ellos realizarán el cambio inmediatamente, o bien se llevarán con una grúa el vehículo hasta el taller de servicio más cercano para efectuar la reparación.

A los agentes de seguros en México les debes indicar tu ubicación lo más exacta posible para que lleguen pronto. 

En Algiz podrás encontrar los mejores seguros de auto del mercado. Reconocemos cuán valiosa es tu tranquilidad y por eso nos esmeramos en dar el mejor servicio. Contáctanos y ponte en manos de los especialistas más confiables. 

imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *