Deducible alto o bajo ¿qué me conviene más?

Si estás por adquirir una póliza, es importante que conozcas sobre el deducible, un elemento muy relevante, pero generalmente muy poco explicado. Se trata de una cifra clave que impactará en tus finanzas, según la forma en que la manejes. En Algiz estamos siempre a tu disposición, para informarte sobre este y otros detalles que te ayudarán a decidir correctamente.

¿Qué es un deducible?

Tal como lo indica el origen de esta palabra, nos referimos a una resta. Este es el monto que se reducirá de los gastos a pagar por la empresa de seguros, ante la ocurrencia de un siniestro. Todo esto se estipula al momento de hacer el debido contrato.

Asimismo, este costo quedará reflejado en la carátula de la póliza para que lo tengas en cuenta, dado que es el asegurado quien deberá pagarlo en cada evento presentado. De hecho, la cantidad la defines tú a partir de un mínimo colocado por la aseguradora. Por eso, debe ser bien analizada para que no afecte negativamente tus finanzas.

¿Todas las aseguradoras lo contemplan?

La respuesta es sí. Esto lo establecen las aseguradoras, como una manera de darte la posibilidad de pagar primas de menor costo, a cambio de dividir responsabilidades al momento de ocurrir un siniestro. A mayor valor, menor será el monto de prima a pagar.

Este monto a pagar también está pensado como una forma de evitar que se utilice la póliza para tratamientos considerados menores, que no requieren ningún tipo de hospitalización o intervención quirúrgica.

¿Cómo se aplica la deducción?

Por tratarse de una suma de dinero que saldrá de tu bolsillo, en cada eventualidad que amerite el uso de tu póliza de seguros, procederemos a explicártelo como es debido: haciendo las cuentas.

Caso 1

Imagina que adquieres un seguro médico con un monto a deducir de 14 mil pesos. Esto significa que, si surge un accidente que requiera hospitalización para una cirugía menor, con un costo de 80 mil pesos, tú deberás pagar 14 mil y el ente asegurador la diferencia, que son 66 mil pesos.

Caso 2

Con el mismo seguro médico y monto a deducir de 8 mil pesos, imagina que la ocurrencia implica cirugía mayor con más días de hospitalización, generando un total de gastos relacionados de 900 mil pesos. Tú pagarás los 8 mil y la aseguradora igualmente pagará la diferencia, que, en este caso, son 892 mil pesos.

Análisis de los casos

Seguramente, al ver los ejemplos anteriores, te parecerá injusto que se pague una cantidad mayor en el primer caso, en comparación con el segundo. Sin embargo, todo es relativo, ya que el monto más bajo en el “caso 2” se debe a que se paga un costo de prima más elevado.

Es por esto que debes contar con una asesoría profesional como la que te ofrecemos en Algiz, para que escojas el monto a deducir que más se ajuste a tus finanzas.

¿Cómo determino el valor más conveniente?

Elegir el monto correcto a deducir en cada siniestro puede hacerse más fácil. Para eso, necesitas establecer un punto de equilibrio entre el costo a pagar por la prima y el de los tratamientos que pudieran surgir. Debes analizar cómo afectaría tus finanzas, por ejemplo, si ocurriesen dos siniestros en el año que impliquen el pago en cuestión.

Otro factor a tomar en cuenta es que la prima a pagar es por un año de cobertura y, finalizado ese tiempo, debe realizarse la respectiva renovación y comenzar un nuevo ciclo, por llamarlo de alguna manera.

El cálculo, en definitiva, debes hacerlo por el lapso de un año. Además, considera: 

  • Gasto fijo al mes (alquileres, gastos del hogar, estudios, etc.).
  • Compromisos financieros.
  • Ahorros.
  • Ingresos (salario, bonos, aguinaldos, etc.).

Seguidamente, debes calcular sobre la base de tus ingresos y egresos, la cantidad máxima que puedas pagar del monto a deducir. Aparte, debes evaluar diferentes cotizaciones y el mínimo establecido por cada compañía.

La idea de estos cálculos, es establecer un monto intermedio entre lo máximo que puedes pagar y el mínimo exigido por las aseguradoras. Por último, pide nuevas cotizaciones basadas en el monto intermedio mencionado y elige la más equilibrada según tus finanzas.

Conclusión

La disyuntiva no debe centrarse en que el monto a deducir sea más alto o más bajo, sino en buscar un monto más equilibrado en función de tus finanzas y tu proyección a futuro, considerando que puedas pagar a tiempo las primas anuales y conserves u póliza de seguros.

Un seguro de gastos médicos debe manejarse con una visión estratégica de largo plazo. Esto debe conducir a un mejor análisis de tus finanzas, que te permita definir de manera óptima el deducible a pagar en cada año. En Algiz estamos listos para darte la mejor asesoría de nuestro equipo de profesionales, para que tomes esta decisión tan trascendente, de la manera más acertada.

imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *