¿Qué debe llamar mi atención al contratar un seguro de gastos médicos?

Muchas veces, un seguro de gastos medicos se obtiene través de un plan grupal ofrecido por tu empleador o el empleador de tu cónyuge. Ya sea que elijas un plan grupal o individual, hay decisiones importantes que deben tomarse y que afectarán no solo la calidad de tu atención médica, sino también la de tu billetera. 

Revisar algunas de estas opciones pueden ayudarte a tomar una decisión informada que se ajuste tanto a tus necesidades específicas como a tu presupuesto.

Aspectos a tener en cuenta al momento de elegir un seguro de gastos médicos

Antes de contratar un seguro de gastos medicos mayores, debes realizar un listado de varios aspectos a tener en cuenta. Aquí te listamos algunos de ellos.

Comienza por definir tu presupuesto 

Es algo apenas lógico, pero, dentro de la estructura de gastos mensuales, este seguro puede ser una inversión importante. Es así que se convertirá como uno de los gastos fijos y determinará cambios en tu estructura financiera actual. 

Lo ideal es que revises las modalidades de pago ofertadas y si puedes acceder a un descuento individual o grupal. Como consecuencia, te estarás ahorrando unos pesos extra en el año.

Analiza detalladamente la cobertura

Selecciona un SGMM que te ofrezca cobertura contra una amplia gama de problemas médicos. Por ejemplo, cobertura pre y poshospitalaria, gastos de ambulancia, cobertura de enfermedades crónicas, beneficios por maternidad, hospitalización, etc. 

Recuerda que estás comprando un seguro medico para tu familia, y es un deber asegurarte que satisfaga las necesidades de cada miembro asegurado. En particular, considera sus requisitos, compara diferentes planes, consulta las características y limitaciones en cada seguro. Puede haber factores ocultos, como sublímites y períodos de espera, que tendemos a pasar por alto. 

Hacemos un especial énfasis en este último punto. Debes considerar qué enfermedades cuentan con cobertura desde el inicio de tu plan y cuáles no. Un ejemplo lo puedes encontrar en enfermedades como el cáncer, que están cubiertas después de un año.

Por lo tanto, asegúrate de leer todos los términos y condiciones en tu seguro médico. Esto evitará que tengas que enfrentar inconvenientes en un evento futuro.

Compara los tipos de planes

Al comparar planes, busca un resumen de los beneficios. Los diferentes seguros en línea generalmente proporcionan un enlace al resumen y muestran los costos asociados. 

Por otra parte, también deberá estar disponible un directorio de proveedores, que enumera los médicos y las clínicas que participan en la red de este seguro. Si lo estás recibiendo como beneficio a través de un empleador, pídele al área encargada de tu lugar de trabajo el resumen de los beneficios a los cuales tienes acceso.

Revisa los hospitales y el listado de profesionales 

Los costos son más bajos cuando visitas a un médico de la red, porque las compañías de seguros contratan tarifas más bajas con estos proveedores. 

Pongamos por caso que sales de la red. Encontrarás que esos médicos no tienen tarifas acordadas y, por lo general, estarás obligado a pagar una parte más alta del costo. En efecto, si tienes médicos preferidos y deseas seguir viéndolos, asegúrate de que estén en los directorios de proveedores del plan que estás considerando. 

También puedes preguntar directamente a los médicos si aceptan un seguro en particular. Por el contrario, si no tienes un médico preferido, busca un plan con una red amplia para tener más opciones. 

Compara los costos de bolsillo 

El coaseguro y el padecimiento son dos gastos importantes que deben estar claros al momento de contratar tu seguro. En general, cuanto menor sea tu prima o aporte mensual, mayores serán estos gastos. 

Sin embargo, puedes tener algo de previsión buscando que el deducible y coaseguro sea por padecimiento y no por anualidad. De esta manera, garantizas que el pago sea único, y evitas generar un gasto fijo adicional. 

Compara los beneficios 

A estas alturas, es probable que tus opciones se hayan reducido a unas pocas. Algunos pueden tener mejor cobertura para cosas como fisioterapia, tratamientos de fertilidad o atención de salud mental, mientras que otros pueden tener una mejor cobertura de emergencia. Si omites este paso rápido, podrías perderte un plan que sea mucho más adecuado para ti y tu familia

Una vez que tenga un par de opciones, es hora de abordar cualquier pregunta persistente. Escribe tus preguntas con anticipación y ten a la mano un lugar para anotar las respuestas. A continuación, te damos algunos ejemplos de lo que podrías preguntar: 

  • ¿Qué medicamentos para mi afección están cubiertos por este plan? 
  • ¿Qué servicios de maternidad están cubiertos? 
  • ¿Qué pasa si me enfermo cuando viajo? ¿Tiene cobertura en el extranjero? 

Finalmente, un seguro de gastos médicos se puede convertir en tu mejor aliado en salud y en tranquilidad para todos en casa. Puedes utilizar los consejos mencionados anteriormente para mejorar los beneficios y tomar una decisión informada.

imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *